Encabezado - Chinitas de Chile


 

COCCINELLIDAE DE AMÉRICA DEL SUR  Guillermo González
Colaboradores
Menú - Chinitas de Chile (Coleoptera Coccinellidae)

[Inicio] [Introducción] [Biología] [Control] [Filogenia] [Morfología] [Coccinellidae de Chile] [Claves] [Dudosas] [Métodos] [Naturalistas] [Bibliografía]

AnteriorLos Coccinellidae de Chile Siguiente Biología - Chinitas de Chile (Coleoptera Coccinellidae)
Biología de Coccinellidae
[Biología] [Desarrollo]

La biología de los Coccinellidae ha sido bastante estudiada debido a su importancia económica única entre los Coleoptera. En Chile los estudios son escasos y se remiten a aspectos ligados al desarrollo y alimentación, distribución, plantas huéspedes, enemigos naturales y otros.


Alimentación de los Coccinellidae
Los Coccinellidae son en general carnívoros. La mayoría de ellos están especializados en un solo tipo de presas: los Hemiptera Sterrnorhyncha (pulgones, conchuelas y otros), insectos que son en general sumamente dañinos para la agricultura . Unas pocas especies son fitófagas, algunas de las cuales, afortunadamente no presentes en Chile, constituyen importantes plagas agrícolas. La alimentación de las larvas y adultos es básicamente la misma dentro de la misma especie, por lo cual es común observarlas juntas alimentándose.

Giorgi et al. (2009) condujeron un estudio filogenético de la familia, con el objetivo de determinar la evolución de las preferencias alimenticias de la familia. Sus conclusiones establecieron que la condición ancestral de la familia es la coccidofagía, a partir de la cual se presentaron transiciones hacia la afidofagia y fitofagía. Secundariamente la tribu Halyziini derivó a la micofagia a partir de la afidofagia.


Escamas del pinEspecies Carnívoras
La familia Coccinellidae prosperó y se diversificó gracias a la adquisición de un hábito específico: la alimentación basada en insectos del orden Hemiptera (áfidos, cóccidos, psílidos, aleródidos y pseudoccóccidos). Gracias a este hábito también son consideradas grandes aliados del hombre al mantener controladas plagas agrícolas, ya que tanto las larvas como los adultos consumen grandes cantidades de estos insectos.
Las especies de las subfamilias Coccinellinae y Scymninae se alimentan mayoritariamente de áfidos, mientras que los Sticholotidinae y Exoplectrinae se alimentan con más frecuencia de cóccidos. Sobre los Coccidulinae chilenos no hay datos suficientes, habiendo especies tanto afidófagas como coccidófagos.

La mayoría de las especies son oportunistas y pueden predar en muchas especies diferentes. Se han encontrado especies que consumen en forma natural más de 60 especies diferentes de áfidos. En Eriopis connexa se ha encontrado que eventualmente consumen larvas y huevos de polillas. La misma especie ha sido mencionada en Argentina alimentándose de psílidos. Muchas especies se crían en laboratorio con dietas artificiales de hígado de vacuno y otras.
Caso aparte son las especies del género Stethorus, las cuales se alimentan de arañitas rojas, también plagas de la agricultura.


Pulgones:
Estos bellos ejemplares son el mejor manjar para la mayoria de lkos Coccinellidae.


Casos muy puntuales de mirmicofagia (alimentación en base a hormigas) se han detectado entre los coccinélidos. En América del Sur se ha encontrado que las larvas de Diomus thoracicus (Fabricius) se desarrollan exclusivamente en los nidos de la hormiga de fuego Wasmannia auropunctata, alimentándose de los huevos, larvas y pupas de esta especie.

Arañitas Rojas: Estos representantes de la familia Tetranychidae (Arachnida: Acari) son importantes plagas de algunos cultivos. Entre sus enemigos naturales se escuentran algunas especies de Stethorini (Coleoptera: Coccinellidae).

Finalmente, se ha observado que las especies afidófagas que salen de invernar pueden alimentarse transitoriamente con polen, mientras no encuentren presas disponibles. En otros paises se ha encontrado que especies del género Coleomegilla (presente en Chile) pueden completar su ciclo de desarrollo alimentándose exclusivamente de polen.

Larva de D. thoracicus al interior de un nido de hormigas de fuego. (foto Jérôme Orivel, Senior Scientist CNRS)
.

Un caso muy especial es la alimentación en base a Hemiptera Monophlebidae (ex. Margarodidae), del cual se ha registrado el caso de Hyperaspis andina en Chile, Scymnobius ecuadoricus en Perú y recientemente (2012) Delphastus quinculus (ver foto a la derecha) y Diomus seminulus en Colombia. Estas especies parasitan el interior de los ovisacos de la presa, destruyendo la cubierta cerosa para proceder a entrar al interior, alimentándose de los huevos y ninfas del primer estadio. En caso de Hyperaspis andina, la depredación es efectuada por la larva la cual pupa al interior del ovisaco de una especie de Orthezia.

Hippodamia variegata¿Cuánto comen los Coccinellidae?
Una larva de chinita puede consumir entre 300 y 500 ejemplares de áfidos durante su desarrollo. Sin embargo esta cantidad puede variar entre 100 y más de 1000 de acuerdo a la especie de áfido predada. A medida que las larvas crecen, van escogiendo para alimentarse áfidos de mayor tamaño.  Los adultos son menos voraces que las larvas, observándose una alimentación entre 4 y 8 áfidos diarios en promedio.
Un ejemplar puede llegar a consumir entre 1000 a 8000 áfidos durante toda su vida.
En Chile se han efectuado una serie de estudios respecto a la alimentación de algunas especies, la mayoría en condiciones de laboratorio.

Alimentación:
Eriopis connexa 
alimentándose en una ramita de hiedra llena de pulgones.

 

Especies Vegetarianas
Existen al menos tres grupos de especies vegetarianas: las que se alimentan de plantas o fitófagas, las que se alimentan de hongos y unas pocas especies que se alimentan de polen. En Chile solo se encuentran especies que se alimentan de hongos, del género Psyllobora.  Los hongos de los que se alimentan son microscópicos, y forman una delgada capa blanquizca en la superficie de las hojas. Es habitual encontrar abundantes ejemplares de estas especies sobre un planta infectada. Las más de 500 especies de la subfamilia Epilachninae son importantes plagas agrícolas en los países tropicales.

Alimentándose de escamas y conchuelas
La mayoría de los Coccinellinae que se alimentan de escamas y conchuelas se desarrollan más lentamente que los que se alimentan de áfidos, pudiendo demorar dos o más meses en su desarrollo. También suelen ser más lentos y pequeños, y acostumbran poner sus huevos aislados de a uno en vez de en agrupaciones.


Enemigos de los Coccinellidae
Los Coccinellidae tiene pocos predadores dado su mal sabor. Por ello mismo lucen colores fuertes lo que les evita ser confundidos con insectos sabrosos. Sin embargo algunos pájaros e insectos predadores (mántidos o asílidos) efectúan algún daño menor a las poblaciones de Coccinellidae. Por otro lado, sufren de abundantes ataques de parásitos, en especial de avispitas del orden Himenoptera (Braconidae, Encyrtidae, Pteromalidae, etc) y Diptera (Tachinidae, Phoridae). En Chile se ha detectado la presencia de Perilitus stuardoi, parasitando Coleomegilla quadrifasciata. Ultimamente se han detectado Braconidae parasitando Cycloneda eryngii, Adalia deficiens, Adalia angulifera y Eriopis eschscholtzii. En Argentina y Chile se ha encontrado Merismoclea rojasi parasitando Coccidophilus spp. Los parasitoides causan un gran daño en las poblaciones de Coccinellidae. Los parasitoides actúan mediante la colocación de uno o más huevos sobre una larva o adulto, según la especie, la cual se desarrolla alimentándose del huesped hasta su emergencia. El insecto parasitado siempre muere. En muchos estudios se han detectado niveles de parasitismo de alrededor de 5-40% en las poblaciones naturales de Coccinellidae, excepcionalmente hasta el 60% u 80% de los insectos muere.

Hormigas: sin ser directamente enemigos de los Coccinellidae, guardan celosamente los rebaños de pulgones e impiden a estas su alimentación.

Braconidae: luego de parasitar internamente al
coccinélido (Eriopis eschscholtzi), la larva sale
del insecto sin matarlo, y luego pupa.
Conocido es el efecto en el comportamiento que
tiene este parasitismo, ya que el coccinelido
se queda sobre el capullo lo protege como si
fuera su cría, hasta que muere
(foto Alfredo Lüer).

Derecha: una larva colectada al interior del
abdomen de una Adalia angulifera.
Pueden verse unas agudas y grandes mandíbulas
(foto Richard Honour)

Como muchos otros insectos, los Coccinellidae son frecuentemente atacados por hongos, bacterias y otras enfermedades, en especial parásitos internos, tales como organismos unicelulares (Gregarinidae, Microsporidia), asi como nemátodos, que causan infecciones importantes. También especies de acarina y algunos hongos causan daños menores en las poblaciones de estos insectos.

Protección
Muchos coccinellidos se defienden de posibles predadores mediante la emisión de un fluido amargo, con características tóxicas. El mal sabor induce a aves y otros potenciales predadores a evitar su consumo. Los colores característicos rojos y naranjas facilitan el aprendizaje de los predadores. En los adultos este fluido amargo se emite por las articulaciones de las piernas, y en las larvas por los segmentos abdominales, mediante glándulas especializadas.


Epilachna sp. en cópula sobre una hoja, en Iquitos, Perú (foto Rob Westerduijn)
Bacterias Asesinas de Machos

Una de las formas más extrañas de control de poblaciones que tiene la naturaleza se da con frecuencia en los Coccinellidae. Las hembras portan colonias de bacterias que bajo ciertas condiciones aun no muy bien dilucidadas, depositan sobre los huevos. Estas bacterias se encargarán de destruir casi todos los machos en la puesta, no así a las hembras. Solo unos pocos machos sobreviven. Cada especie de Coccinellidae es portadora de su propia especie de bacteria asesina de machos.


Invernar
Para poder dar vida a la próxima generación, las chinitas necesitan pasar el invierno en estado adulto. Salvo en países tropicales, donde los ciclos suelen ser más complejos, ya a partir de los meses de marzo o abril en Chile, la mayoría de los adultos deben buscar un lugar propicio para ello.La mayoría de las especies simplemente se oculta en la hojarasca o bajo tierra, y en general suelen buscar lugares protegidos como arbustos o pequeños bosquecillos (Mimoscymnus). Otras especies se esconden bajo piedras o palos caídos (Heterodiomus), o bajo cortezas (Neorhyzobius). Eriopis connexa

Algunas especies buscan elementos de construcción humana, como galpones, marcos de ventanas, cercas, aleros u otros (Adalia). Este hábito se denomina sinantropismo. Otras forman grandes enjambres de cientos o miles de individuos en lugares protegidos como cuevas y otras oquedades. Finalmente, unas pocas especies pueden emigrar decenas de kilómetros desde el valle hacia las montañas, buscando lugares propicios para invernar. Una especie que posee la costumbre de migrar a las montañas durante el invierno es Hippodamia convergens, la cual ha sido documentada en Chile por el entomólogo Sergio Rothmann mientras hiverna a 2.000 metros de altitud en el Cerro Roble Alto, en el límites entre las regiones Metropolitana y de Valparaiso.

Ejemplares de Hippodamia convergens invernando en matas de "coirón", a 2020 metros de altitud (Foto Sergio Rothmann).

Al menos en Chile Central, los ejemplares sorprendidos durante el invierno se encuentran alerta y si uno los mueve tienden a volver lentamente a su lugar de descanso, no desarrollando al parecer un verdadero estado de hibernación.

Algunas especies sueles encontrarse activas durante días tibios de invierno (Stethorus, Coccidophilus, Adalia), no habiéndose establecido si realmente salen de su refugios en cuanto calienta el sol, o si  algunas especies se mantienen activas todo el año, en las ramitas de los árboles.


Canibalismo
Este comportamiento es casi generalizado entre las larvas recién nacidas de Coccinellidae. Las primeras en nacer se alimentan inicialmente de los restos de los huevos eclosionados, pero siguen prontamente con los huevos aún no abiertos. Tampoco desdeñan alimentarse de las larvas de menor tamaño que nacen poco después. Esto se mantiene por los primeros dos días, después de los cuales la larva se separa definitivamente de la puesta.

Actualizada el 26 de diciembre de 2012.

Pie de Página - Chinitas de Chile (Coleoptera Coccinellidae)
Las Chinitas de Chile - Todos los derechos reservados - ©2006
Citar como: Gonzalez, G.,2006. Los Coccinellidae de Chile [online]. Disponible en World Wide Web: http://www.coccinellidae.cl.
[Mapa del Sitio] [Preguntas Frecuentes] [Noticias] [Equipo (Colaboradores)] [Otros Sitios - Links ] [Contacto] [El Autor]